Parroquia de la Santísima Trinidad - CARTELERA
 
“El que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve”

 

         
  

SANTORAL TRINITARIO

Calendario propio de la Orden de la Santísima Trinidad

Enero
7 San Juan de Ribera, obispo (Memoria) 
22 San Vicente Pallotti, presbítero (Memoria) 
28 Santa Inés, Virgen y Mártir, Patrona de la Orden Trinitaria (Fiesta)

Febrero
4 Beata Isabel Canori Mora, madre de familia (Memoria)  
14 San Juan Bautista de la Concepción, Presbítero, Reformador de la Orden Trinitaria (Fiesta) 

Abril
16 San Benito José Labre, Cofrade Trinitario (Memoria)  

Mayo
7 Traslación de las reliquias de Nuestro Padre San Juan de Mata (Memoria)  
11 Beato Domingo Iturrate, presbítero (Memoria)  
22 Beato Diego José de Cádiz, presbítero (Memoria)  

1º domingo después de Pentecostés
 Santísima Trinidad (Solemnidad)

Junio
8 San Miguel de los Santos, presbítero (Fiesta) 


9 Beata  Ana María Taigi, madre de familia (Memoria)  

Agosto
12 Beato Inocencio XI, papa (Memoria)  
25 San Luis, Rey de Francia (Memoria)

Septiembre
12 Santo Nombre de María (Memoria)  
24 Beato Marcos Criado, presbítero y mártir (Memoria)  
28 San Simón de Rojas, presbítero (Memoria)  

Octubre
8 Nuestra Señora del Buen Remedio, Patrona Principal de la Orden Trinitaria (Solemnidad) 
23 Santísimo Redentor (Fiesta)

Noviembre
4 San Félix de Valois, presbítero (Memoria)  
13 Todos Los Santos de la Familia Trinitaria (Fiesta) 
14 Todos los Difuntos de la Familia Trinitaria (conmemoración)

Diciembre
17 San Juan de Mata, presbítero, Fundador de la Orden Trinitaria (Solemnidad)

 

 

Enero
7 San Juan de Ribera, obispo (Memoria) 
22 San Vicente Pallotti, presbítero (Memoria) 
28 Santa Inés, Virgen y Mártir, Patrona de la Orden Trinitaria (Fiesta)

PRIMERA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios
1,26-31
Fijaos en vuestra asamblea, hermanos, no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; todo lo contrario, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar el poder.
Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor.
Por él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención.
Y así —como dice la Escritura— «el que se gloría que se gloríe en el Señor».

Palabra de Dios.

O bien:

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 3 lb-39

Hermanos:
Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó a la muerte por nosotros, ¿cómo no nos dará todo con Él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios?
Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros?
¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la an¬gustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?, como dice la Escritura: «Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza».
Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principa¬dos, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna, podrá apartamos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 22, 1-3,4. 5. 6 (R.: 1) R. El Señor es mi pastor, nada me falta.
El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas, y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre. R.
Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan. R.
Preparas una mesa ante mí
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R.

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 25-30
En aquel tiempo, Jesús exclamó:
—Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondi¬do estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os alivia¬ré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.
Palabra del Señor.

Junio
8 San Miguel de los Santos, presbítero (Fiesta) 

Protector de la Juventud Trinitaria Fiesta

San Miguel de los Santos nació en Vic (Barcelona) el día 29 de septiembre de 1591. Ingresó en la Orden de la Santísima Trinidad, primero en la familia de los Calzados, pasando después a los trinitarios reformados. Allí recorrió de modo admirable el camino de la perfección religiosa, viviendo en riguro­sa observancia e inmerso en la contemplación. Fue distinguido por el Señor con preciosos dones místicos. Murió en Valladolid el 10 de abril de 1625. Beatificado por el papa Pío VI el 2 de mayo de 1779, fue canonizado por el papa Pío IX el 8 de junio de 1862.
PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Cantar de los cantares 8, 6-7
Grábame como un sello en tu brazo,
como un sello en tu corazón,
porque es fuerte el amor como la muerte,
es cruel la pasión como el abismo;
es centella de fuego,
llamarada divina:
las aguas torrenciales no podrán
apagar el amor,
ni anegarlo los ríos.
Si alguien quisiera comprar el amor
con todas las riquezas de su casa, se haría despreciable.
Palabra de Dios.

O bien:

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 31-13, 13
Hermanos:
Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino excepcional.
Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.
Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.
Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.
Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites.
El amor no pasa nunca.
¿El don de profecía?, se acabará. ¿El don de lenguas?, enmudecerá. ¿El saber?, se acabará.
Porque limitado es nuestro saber y limitada es nuestra profecía; pero, cuando venga lo perfecto, lo limitado se acabará.
Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre, acabé con las cosas de niño.
Ahora vemos confusamente en un espejo; entonces veremos cara a
cara. Mi conocer es por ahora limitado; entonces podré conocer como Dios me conoce.
En una palabra: quedan la fe, la esperanza, el amor; estas tres. La más grande es el amor.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 39, 2 y 4ab. 7-Sa. Sb-9. 10-11 (R. Sal 83, 3b)

R. Mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo.
Yo esperaba con ansia al Señor. Él se ínclinó y escuchó mi grito. Me puso en la boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios. R.
Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo dije: «Aquí estoy». R.
Como está escrito en mi libro «para hacer tu voluntad». Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en mis entrañas. R.
He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios: Señor, tú lo sabes. R.
No me he guardado en el pecho tu defensa, he contado tu fidelidad y tu salvación. No he negado tu misericordia y tu lealtad ante la gran asamblea. R.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan 14, 21-26

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama, lo amará mi Padre y yo también lo amaré, y me revelaré a él.
Le dijo Judas, no el Iscariote:
- Señor, ¿qué ha sucedido para que te muestres a nosotros y no al mundo?
Respondió Jesús y le dijo:
- El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y vendre­mos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.
Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado; pero el Defen­sor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.
Palabra de Dios.


9 Beata  Ana María Taigi, madre de familia (Memoria)  

Potrona de la Tercera Orden de la Santisima Trinidad

La beata Ana María Taigi nació en Siena el 29 de mayo de 1769 en una familia humilde. Trasladada ésta a Roma, Ana María se casa con Domenico Taigi, con el que tiene siete hijos. Fue santa, ante todo, para el esposo e hijos, en la familia y para la familia; se santificó en el hogar, y su ejemplo es válido para todos los hogares cristianos. No vivió encerrada, sino abierta a todos los que de ella precisaran: «aunque absorbida por el amor divino que la mantenía 'escondida con Cristo en Dios', ayudó mucho al prójimo; y aunque era pobre, no dejaba pasar ocasión sin socorrer las necesidades de los po­bres» (Benedicto XV). Humilde en su condición social, fue enaltecida por el Espíritu con los carismas de discernimiento, profecía y servicialidad a los otros. Siendo fiel a su «ministerio» de esposa y madre de familia, supo reali­zarse plenamente como mujer y como cristiana: fue feliz e hizo felices a los demás. Murió en Roma el 9 de junio de 1837. Sus restos se veneran en la basílica de San Crisógono de Roma, regentada por los Trinitarios, ya que ella perte­neció a la Tercera Orden de la Santísima Trinidad en el mismo grupo que la beata Isabel Canori Mora, también esposa y madre de familia. Fue beatificada por Benedicto XV el 20 de mayo de 1920.

PRIMERA LECTURA

Lectura del librodelosProverbios 31, 10-13. 19-20. 30-31
Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará?
vale mucho más que las perlas.
Su marido se fía de ella
y no le faltan riquezas. ,, Le trae ganancias y no pérdidas
todos los días de su vida.
Adquiere lana y lino,
los trabaja con la destreza de sus manos. Extiende la mano hacia el huso
y sostiene con la palma la rueca.
Abre sus manos al necesitado
y extiende el brazo al pobre.
Engañosa es la gracia: fugaz la hermosura;
la que teme al Señor merece alabanza. Cantadle por el éxito de su trabajo,
que sus obras la alaben en la plaza.
Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 36, 3-4, 5-6. 27-28 (R.: 39)

R. El Señor es quien salva a los justos. Confía en el Señor y haz el bien;

habita tu tierra y practica la lealtad. Sea el Señor tu delicia, y Él te dará lo que pide tu corazón. R.
Encomienda tu camino al Señor, confía en Él, y Él actuará; hará tu justicia como el amanecer, tu derecho como el mediodía. R.
Apártate del mal y haz el bien, y siempre tendrás una casa; porque el Señor ama la justicia y no abandona a sus fieles. R.

EVANGELIO

�� Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 31-35

En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar.
La gente que tenía sentada alrededor le dijo:
- Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan.
Les contestó:
- «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?»
Y, paseando la mirada por el corro, dijo:
- «Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre».
Palabra del Señor.

 

 

Agosto
12 Beato Inocencio XI, papa (Memoria)  

25 San Luis, Rey de Francia (Memoria)  

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías 58, 6-11
Así dice el Señor:
«El ayuno que yo quiero es éste:
Abrir las prisiones injustas,
hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos,
romper todos los cepos;
partir tu pan con el hambriento,
hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo,
y no cerrarte a tu propia carne.
Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia,
detrás irá la gloria del Señor.
Entonces clamarás al Señor, y te responderá;
gritarás, y te dirá: «Aquí estoy». Cuando destierres de ti la opresión,
el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento
y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas,
tu oscuridad se volverá mediodía.
El Señor te dará reposo permanente, en el desierto saciará tu hambre, hará fuertes tus huesos,
serás un huerto bien regado, un manantial de aguas
cuya vena nunca engaña».
Palabra de Dios.


Salmo responsorial

Sal 111, 1-2. 3-4. 5-7a. 7b-8. 9 (R.: la)

R. Dichoso quien teme al Señor.


Dichoso quien teme al Señor
y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita. R.


En su casa habrá riquezas y abundancia, su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo. R.


Dichoso el que se apiada y presta,
y administra rectamente sus asuntos. El justo jamás vacilará,
su recuerdo será perpetuo. R.


No temerá las malas noticias,
su corazón está firme en el Señor.
Su corazón está seguro, sin temor,
hasta que vea derrotados a sus enemigos. R.


Reparte limosna a los pobres;
su caridad es constante, sin falta,
y alzará la frente con dignidad. R.

 

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40
En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron un grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
— «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?» Él le dijo:
— «"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tú corazón, con toda tu alma, con todo tu ser". Este mandamiento es el principal y primero.
El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mis- mo"
Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas».
Palabra del Señor.

 

 

SEPTIEMBRE
12 de septiembre
Santo Nombre de María (Memoria)
Esta fiesta está vinculada a la de su Natividad, que hemos celebrado recientemente. Santificar y venerar el nombre de nuestra Señora significa honrar a la persona de María, ensalzando a Dios por su vocación de Madre del Salvador y de la Iglesia, y por las virtudes con que fue adornada por la Gracia divina. La devoción al nombre de María fue propagada por san Simón de Rojas. Fue san Simón quien obtuvo la concesión de esta fiesta para los trinitarios de Castilla en 1622. En 1640, el papa Urbano VIII concedió su celebración a toda la Familia Trinitaria. El papa Inocencio XI, terciario trinitario, con motivo de la victoria de los cristianos sobre los turcos en Viena, la extendió a la Iglesia Universal en 1683. Después de la última reforma litúrgica, esta fiesta se ha mantenido entre los trinitarios como una de las fiestas marianas más características de nuestra Orden.


PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Eclesiástico 24, 23-31
Yo, como una viña, di aroma fragante, mis flores y mis frutos son bellos y abundantes.
Yo soy la madre del amor noble, del temor, del conocimiento, de la santa esperanza.
Yo tengo la gracia del camino y de la verdad, en mí está la esperanza de la vida y de la virtud. Venid a mi, los que me amáis, saciaos de mis frutos.
Mi recuerdo es más dulce que la miel; mi heredad, mejor que los panales. Mi recuerdo durará por los siglos.
El que me come tendrá más hambre, el que me bebe tendrá más sed; el que me escucha no se avergonzará, el que trabaja conmigo no pecará. Los que me explican tendrán la vida eterna.
Palabra de Dios
O bien:
Lectura del libro del Apocalipsis 11, l9a; 12, 1. 3-6a.
Se abrió en el cielo el santuario de Dios y en su santuario apareció el arca de su alianza.
Después apareció una figura portentosa en el cielo: Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal, coronada con doce estrellas.
Apareció otra señal en el cielo: Un enorme dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos y siete diademas en las cabezas. Con la cola barrió del cielo un tercio de las estrellas, arrojándolas a la tierra.
El dragón estaba enfrente de la mujer que iba a dar a luz, dispuesto a tragarse el niño en cuanto naciera.
Dio a luz un varón, destinado a gobernar con vara de hierro a los pueblos. Arrebataron al niño y lo llevaron junto al trono de Dios. La mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar reservado por Dios.
Se oyó una gran voz en el cielo: «Ahora se estableció la salud y el poderío, y el reinado de nuestro Dios, y la potestad de su Cristo».
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Lc 1, 46-48. 49-50. 53-54

R. Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador.
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. R.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras
grandes por mi; su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. R.
A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel su siervo, acordándose de la misericordia. R.
EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38.
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. E1 ángel, entrando a su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible».
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor.

24 de septiembre
Beato Marcos Criado, presbítero y mártir (Memoria)
El beato Marcos Criado nació en Andújar (Jaén) el día 25 de abril de 1522. Ingresó en la Orden Trinitaria. Ordenado sacerdote, fue nombrado predicador, ejerciendo su ministerio en las provincias de Almería y Granada, donde anunció la palabra de Dios tanto a los cristianos como a los moros.
Apresado por los agarenos, murió martirizado por la fe, cerca del pueblecito de La Peza (Granada), el día 24 de octubre de 1569. Fue beatificado por el papa León XIII el día 24 de julio de 1899.
PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Isaías 52, 7-10
¡Qué hermosos son sobre los montes
los pies del mensajero que anuncia la paz,
que trae la Buena Nueva,
que pregona la victoria,
que dice a Sión: «Tu Dios es Rey»!
Escucha: tus vigías gritan,
cantan a coro,
porque ven cara a cara al Señor,
que vuelve a Sión.
Romped a cantar a coro,
ruinas de Jerusalén,
que el Señor consuela a su pueblo,
rescata a Jerusalén;
el Señor desnuda su santo brazo
a la vista de todas las naciones,
y verán los confines de la tierra
la victoria de nuestro Dios.
Palabra de Dios.
O bien:
Lectura de la carta a los Hebreos 10, 32-36
Hermanos:
Recordad aquellos días primeros, cuando, recién iluminados, soportasteis múltiples combates y sufrimientos: ya sea cuando os exponían públicamente a insultos y tormentos, ya cuando os hacíais solidarios de los que así eran tratados.
Pues compartisteis el sufrimiento de los encarcelados, aceptasteis con alegría que os confiscaran los bienes, sabiendo que teníais bienes mejores y permanentes.
No renunciéis, pues, a vuestra valentía, que tendrá una gran recompensa.
Os falta constancia para cumplir la voluntad de Dios y alcanzar la promesa.
Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL   Sal 95, 1-2a. 2b-3. 7-8a. 10 (R.: 3)
R. Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor.
Cantad al Señor un cántico nuevo;
cántad al Señor toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R.
Proclamad día tras día su victoria;
contad a los pueblos su gloria,     
sus maravillas a todas las naciones. R.
Familias de los pueblos, aclamad al Señor;
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor. R.

 

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Marcos      16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo:
”«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.
Palabra del Señor.

Día 28 de septiembre
San Simón de Rojas, presbítero (Memoria)

Nació en Valladolid (España) el 28 de octubre de 1552. Educado cristianamente por sus padres, a los 12 años, según testimonio de Lope de Vega, ingresó en la Orden de la Santísima Trinidad. Emitió los votos solemnes en 1572 y, cinco años más tarde, en 1577, recibió la ordenación sacerdotal.
Casi toda su vida transcurrió entre cargos de docencia y oficios de gobierno, que compartía con el apostolado, distinguiéndose en la dirección espiritual, en la predicación de la redención de cautivos y en la extensión de la devoción y esclavitud marianas.
La devoción al nombre de María (que se celebra el 12 de septiembre) fue propagada por San Simón de Rojas. El fue quien obtuvo la concesión de esta fiesta para los Trinitarios de Castilla en 1622. En 1640, el Papa Urbano VIII concedió su celebración a toda la Familia Trinitaria. El Papa Inocencio XI, (terciario trinitario), con motivo de la victoria de los cristianos sobre los turcos en Viena, la extendió a la Iglesia Universal en 1683.
Desde su amor misericordioso, como auténtico hijo de Juan de Mata, se desvivió por los pobres y necesitados. Para asegurar una atención más estable a éstos, fundó en Madrid la Congregación del «Ave María», que todavía cobija, alimenta y ayuda a numerosos pobres y marginados.
Confesor y consejero de la casa real, fue insobornable defensor de los pobres y de la misma ciudadanía, ante la pretensión de Felipe IV de establecer un impuesto abusivo.
Murió en Madrid el 29 de septiembre de 1624.
Fue beatificado el 13 de mayo de 1766 por el Papa Clemente XIII y canonizado el 3 de julio de 1988 por el Papa Juan Pablo II.

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro del Eclesiástico 2, 7-13
Los que teméis al Señor, esperad en su misericordia,
y no os apartéis, para no caer;
los que teméis al Señor, confiad en él,
que no retendrá vuestro salario hasta mañana;
los que teméis al Señor, esperad bienes,
gozo perpetuo y salvación;
los que teméis al Señor, amadlo,
y él iluminará vuestros corazones.
Fijaos en las generaciones pretéritas:
¿quién confió en el Señor y quedó defraudado?,
¿quién esperó en él y quedó abandonado?,
¿quién gritó a él y no fue escuchado?
Porque el Señor es clemente y misericordioso,
perdona el pecado y salva del peligro.
Palabra de Dios.

O bien:
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 12-17
Hermanos:
Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión.
Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.
Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.
Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo.
Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente.
Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.
Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL   Sal 110, 1-2. 3-4. 7-8 (R.: 7a)
R. Justicia y verdad son las obras de tus manos, Señor.
Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía de los rectos, en la asamblea. Grandes son las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman. R.
Esplendor y belleza son su obra, su generosidad dura por siempre; ha hecho maravillas memorables, el Señor es piadoso y clemente. R.
Justicia y verdad son las obras de sus manos, todos sus preceptos merecen confianza; son estables para siempre jamás, se han de cumplir con verdad y rectitud. R.

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
”«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.
Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.
Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido; y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo dé.
Esto os mando: que os améis unos a otros.
Palabra del Señor.

 

OCTUBRE

8 de octubre
NUESTRA SEÑORA DEL BUEN REMEDIO
Patrona principal de la Orden Trinitaria
(Solemnidad)
La devoción a la Virgen ha sido una constante en la Orden Trinitaria ya desde la misma fundación. Como consta por la tradición, la Orden ha hallado en el título «del Buen Remedio» una explicitación adecuada a su finalidad. Por eso, el Capítulo General de 1959 pidió a la Santa Sede que la Orden Trinitaria tuviese como Patrona principal a la
Virgen Santísima bajo el título del «Buen Remedio» y celebrase su fiesta el día 8 del mes de octubre.
El papa Juan XXIII, en la Carta Apostólica «Sacrarium Trinitatis» del 10 de marzo de 1961, accede gustoso a tal petición «en la confianza de que esto avivará más a los miembros de esta familia religiosa a honrar con perenne y ardiente amor a la Virgen María, adornada con este dulce título y, a que movidos por su ejemplo, se dedicarán
especialmente a llevar alivio y remedio a los más necesitados».

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de la Sabiduría 10, 9. 13-17
La sabiduría libró de las penas a los que la servían. No abandonó al justo vendido, lo libró del pecado; bajó con él al calabozo y no lo abandonó en la prisión, hasta entregarle el cetro real y el poder sobre sus opresores.
Demostró la falsedad de sus calumniadores y le concedió una gloria perenne.
Libró al pueblo santo, a la raza irreprochable, de la nación opresora. Entró en el alma del servidor de Dios, e hizo frente a reyes temibles por sus prodigios y señales.
Y dio a los santos la recompensa de sus trabajos, guiándolos por un camino de prodigios, y fue para ellos sombra por el día y luz de astros por la noche.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Sal 30, 3.4-5.8.10
R. Cuando te invoqué, Señor, me escuchaste.
Inclina tu oído hacia mí; ven aprisa a librarme. Sé la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve. R.
Tú que eres mi roca y mi baluarte, por tu nombre dirígeme y guíame. Sácame de la red que me han tendido, porque tú eres mi amparo. R.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría, te has fijado en mi aflicción, velas por mi vida en peligro; no me has entregado en manos del enemigo. R.
Mi vida se gasta en el dolor; mis años, en los gemidos; mi vigor decae con las penas, mis huesos se consumen. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 4, 4-7
Hermanos:
Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción.
Como sois hijos, Dios envió a vuestros corazones al Espíritu de su Hijo que clama:¡Abba! Padre». Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Juan 2, 1-11
En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí.
Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: «No les queda vino». Jesús le contestó: «Mujer, déjame; todavía no ha llegado mi hora». Su madre dijo a los sirvientes: «Haced lo que él os diga».
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.
Jesús les dijo: «Llenad las tinajas de agua».
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó: «Sacad ahora y llevádselo al mayordomo».
Ellos se lo llevaron.
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: «Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora».
Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.
Palabra del Señor.

23 de octubre
SANTÍSIMO REDENTOR

(Fiesta)

La devoción al Santísimo Redentor está vinculada a la actividad redentora de la Orden Trinitaria y se relaciona con el hecho histórico de una redención del año 1682 en la que, juntamente con 211 cautivos, fue rescatada, entre otras, una imagen de Jesús Nazareno. Esta imagen tuvo en seguida, y continúa teniéndola en nuestros días, una gran devoción popular, siendo venerada en la iglesia de «Jesús de Medinaceli» de Madrid. Existen innumerables representaciones de dicha imagen dentro y fuera de la Familia Trinitaria.
La Sagrada Congregación de Ritos «para promover más la devoción hacia el Santísimo Redentor, cuyo título es venerado en dicha Orden de un modo especial», concedió a los trinitarios descalzos el 11 de diciembre de 1734 el oficio y misa del Redentor para el 22 de octubre, trasladándolos un año después al día siguiente, 23 de octubre. Actualmente, después de la última reforma litúrgica, este día tiene para los trinitarios la categoría de fiesta.

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Isaías 52, 13-53, 12
Mirad, mi siervo tendrá éxito,
subirá y crecerá mucho.
Como muchos se espantaron de él,
porque desfigurado no parecía hombre,
ni tenía aspecto humano;
así asombrará a muchos pueblos,
ante Él los reyes cerrarán la boca,
al ver algo inenarrable
y contemplar algo inaudito.
¿Quién creyó nuestro anuncio?,
¿a quién se reveló el brazo del Señor?
Creció en su presencia como un brote, como raíz en tierra árida,
sin figura, sin belleza.
Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado por los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros; despreciado y desestimado.
Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado; pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes.
Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron.
Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino; y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes.
Maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría la boca;
como un cordero llevado al matadero,
como oveja ante el esquilador,
enmudecía y no abría la boca.
Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron,
¿quién meditó en su destino?
Lo arrancaron de la tierra de los vivos,
por los pecados de mi pueblo lo hirieron.
Le dieron sepultura con los malvados,
y una tumba con los malhechores,
aunque no había cometido crímenes
ni hubo engaño en su boca.
El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento,
y entregar su vida como expiación;
verá su descendencia, prolongará sus años,
lo que el Señor quiere prosperará por su mano.
Por los trabajos de su alma verá la luz,
el justo se saciará de conocimiento.
Mi siervo justificará a muchos,
porque cargó con los crímenes de ellos.
Le daré una multitud como parte,
y tendrá como despojo una muchedumbre.
Porque expuso su vida a la muerte
y fue contado entre los pecadores,
él tomó el pecado de muchos
e intercedió por los pecadores.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL Sal 145, 7. 8-9c-10
R. Ven, Señor, a salvarnos.
Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él. R.
El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan;
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos. R.
Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad. R.
O bien:
Lectura de la carta a los Hebreos 9, 11-15
Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes definitivos. Su templo es más grande y más perfecto, no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado.
No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.
Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo.
Por eso él es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así los llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL Ap 4, 11; 5. 9. 10. 12
R. Nos has hecho, Señor, un reino de sacerdotes.
Digno eres, Señor y Dios nuestro,
de recibir la gloria, el honor y la fuerza,
por haber creado el universo:
por tu voluntad fue creado y existe. R.
Digno eres, Señor, de tomar el libro
y abrir sus sellos,
porque fuiste degollado, y con tu sangre
has comprado para Dios,
hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación;
has hecho de ellos una dinastía sacerdotal,
que sirva a Dios y reine sobre la tierra. R.
Digno es el cordero degollado
de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría,
la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza. R.
EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Juan 3, 13-18
En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
”«Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.
Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él».
Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas.
Palabra del Señor.

 

NOVIEMBRE
4 de noviembre
San Félix de Valois, presbítero
Cofundador de la Orden de la Santísima Trinidad
(Memoria)
.
Hacia finales del siglo XII, Félix de Valois llevaba vida de anacoreta en compañía de otros eremitas en las cercanías de Ciervofrío, territorio de Meaux, en Francia. Cuando Juan de Mata, llegado a aquel lugar, manifestó a aquellos eremitas su intención de fundar una Orden para redimir cautivos, todos «ofrecieron sus personas y sus cosas a Dios y a la Orden». Desde entonces, Félix de Valois ha sido conocido en la tradición como colaborador principal de Juan de Mata y cofundador de la Orden de la Santísima Trinidad. Murió hacia el año 1212. Juntamente con san Juan de Mata, después de su muerte, recibió en seguida culto público, como se desprende de algunos documentos históricos de iconografía religiosa. Este culto público fue sancionado oficialmente por la Iglesia el 14 de agosto de 1666.
PRIMERA LECTURA 
Lectura de la profecía de Miqueas 6, 6-8
«¿Con qué me acercaré al Señor, me inclinaré ante el Dios de las alturas?
¿Me acercaré con holocaustos, con novillos de un año?
¿Se complacerá el Señor en un millar de carneros, o en diez mil arroyos de grasa?
¿Le daré un primogénito para expiar mi culpa; el fruto de mi vientre, para expiar mi pecado?»
«Te han explicado, hombre, el bien, lo que Dios desea de ti: simplemente, que respetes el derecho, que ames la misericordia y que andes humilde con tu Dios».
Palabra de Dios.
O bien:
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 12, 9-1 6b
Hermanos:
Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno.
Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo.
En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes.
Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.
Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad.
Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que ríen, estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL  Sal 41, 2-3; 42, 3. 4(R.: 41, 3a)
R. Mi alma tiene sed del Dios vivo.
Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Dios mío.
Tiene sed del Dios vivo:
¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios? R.
Envía tu luz y tu verdad;
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada. R.
Que yo me acerque al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
que te dé gracias al son de la cítara,
Dios, Dios mío. R.
EVANGELIO
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16-22
En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó:
«Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?
Jesús le contestó:
¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos».
Él le preguntó:
«¿Cuáles?»
Jesús le contestó:
«N matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, ama a tu prójimo como a ti mismos».
EI muchacho le dijo:
«Todo esto lo he cumplido. ¿Qué me falta? »
Jesús le contestó.
«Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres así tendrás un tesoro en el cielo y luego vente conmigo».
Al oir esto, el joven se fue triste, porque era rico.
Palabra del Señor.
O bien:
Lectura del santo Evangelio según san Lucas   9, 57-62
En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno:
« Te seguiré adonde Yayas».
Jesús le respondió:
«Las zorras tienen madriguera y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza».
A otro le dijo:
«Sígueme. »
Él respondió:
«Déjame primero ir a enterrar a mi padre».
Le contestó:
«Deja  que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios».
Otro le dijo:
«Te seguirá, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia».
Jesús le contestó:
«El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios».
Palabra del Señor.

13 de noviembre
Todos los Santos de la Familia Trinitaria
(Fiesta)

Hoy, la Familia Trinitaria celebra la conmemoraci6n de todos sus santos. No son sólo, ni principalmente, los santos canonizados. Ésos ya tienen su día señalado de celebración.
Junto a ellos, figuras señeras, hay una pléyade de trinitarios y trinitarias, religiosos y laicos, que, a lo largo de ocho siglos de historia, han glorificado a la Santísima Trinidad, viviendo su consagración religiosa y su misión. apostó1ica en la Iglesia o en el mundo.
Muchos han sido muy parecidos a nosotros. Junto a sus virtudes han tenido también defectos. Pero creyeron, esperaron y amaron al Señor y al prójimo. Por eso, hoy están participando de la felicidad de Dios.

 

PRIMIERA LECTURA

 

Lectura del libro del Eclesiástico 44, 1. l0-15

Hagamos el elogio de los hombres de bien,
 de la serie de nuestros antepasados.
Fueron hombres de bien,
 su esperanza no se acabó;
sus bienes perduran en su descendencia,
 su heredad pasa de hijos a nietos.
Sus hijos siguen fieles a la alianza,
 y también sus nietos, gracias a ellos.
Su recuerdo dura por siempre,
 su caridad no se olvidará.
Sepultados sus cuerpos en paz,
 vive su fama por generaciones,
el pueblo cuenta su sabiduría,
 la asamblea pregona su alabanza.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL    Sal 33, 2-3. 4-5. 6 y 9. 10-11 (R.: 9a)

R. Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Bendigo al Señor en todo momento,
su a alabanza esta siempre en mi boca;
mi alma se gloria en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R.

Contempladlo y quedaréls radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R.
Todos sus santos temed al Señor,
porque nada les falta a los que lo temen;
los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada. R.

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según San Mateo 5, 1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:
-”<~Dichosos los pobres en el espíritu,
 porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los que lloran,
 porque ellos serán consolados.
Dichosos los sufridos,
 porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia,
 porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
 porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón,
 porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz,
 porque ellos se llamarán los hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
 porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estd alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo>”-.

Palabra del Señor.

 

14 de noviembre
Conmemoración de todos los Difuntos
de la Familia Trinitaria.

Ayer celebrábamos la fiesta de todos los Santos de la Familia Trinitarias Hoy conmemoramos a todos sus difuntos. La palabra de Dios y, desde ella, la iglesia nos invita a orar por nuestros difuntos. E11os están destinados a participar de la bienaventuranza eterna en que se encuentran todos los antepasados en la fe. Esta conmemoración pone de manifiesto la dimensión escatológica, es decir, la orientación hacia la otra vida, de todos los humanos en marcha hacia el Padre.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de la Sabiduría 3, 1-9

La vida de los justos está en manos de Dios
 y no los tocará el tormento.
La gente insensata pensaba que morían,
 consideraba su transito como una desgracia,
 y su partida de entre nosotros como una destrucción;
 pero ellos están en paz.
La gente pensaba que cumplían una pena,
 pero ellos esperaban de lleno la inmortalidad;
sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes favores,
 porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de sí;
los probó como oro en crisol,
 los recibió como sacrificio de holocausto;
a la hora de la cuenta resplandecerán
 como chispas que prenden por un cañaveral;
gobernarán naciones, someterán pueblos,
 y el Señor reinará sobre ellos eternamente.
Los que confían en él comprenderán la verdad,
 los fieles a su amor seguirán a su lado;

porque quiere a sus devotos, se apiada de ellos
 y mira por sus elegidos.

 Palabra de Dios

O bien:

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 6, 3-9

Hermanos:
Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo fuimos incorporados a su muerte.
Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.
Porque, si nuestra existencia está unida a él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya.
Comprendamos que nuestra vieja condición ha sido crucificada con Cristo, quedando destruida nuestra personalidad de pecadores, y nosotros libres de la esclavitud del pecado: porque el que muere ha quedado absuelto del pecado.
Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL  Sal 142, 1-2. 5-6. 7ab y 8ab. 10 (R: la)

R. Señor, escucha mi oración.

Señor, escucha mi oración,
 tú que eres fiel, atiende a mi súplica;
 tú que eres justo, escúchame.
 No llames a juicio a tu siervo,
 pues ningún hombre vivo es inocente frente a ti. R.

Recuerdo los tiempos antiguos,
 medito todas tus acciones,
 considero las obras de tus manos
 y extiendo mis brazos hacia ti:
 tengo sed de ti como tierra reseca. R

Escúchame en seguida, Señor,
 que me falta el aliento.
 En la mañana hazme escuchar tu gracia,
 ya que confío en ti. R.

Enséñame a cumplir tu voluntad,
 ya que tú eres mi Dios.
 Tu espíritu que es bueno
 me guíe por tierra llana. R.

 

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Juan 5, 24-29

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
Os lo aseguro: quien escucha mi palabra y cree al que me envió, posee la vida eterna y no será condenado, porque ha pasado ya de la muerte a la vida.
Os aseguro que llega la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la hayan oído vivirán.
Porque igual que el Padre dispone de la vida, así ha dado también al Hijo el disponer de la vida. Y le ha dado potestad de juzgar, porque es el Hijo del hombre.
No os sorprenda que venga la hora en que los que están en el sepulcro oirán su voz: los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de condena.

Palabra del Señor.

 

DICIEMBRE
17 de diciembre
NUESTRO PADRE SAN JUAN DE MATA
Fundador de la Orden de la Santísima Trinidad
(Solemnidad)

Juan de Mata nació en Faucon, Provenza (Francia), hacia el año 1154. En su juventud se dirigió a París, entonces el centro de estudios más afamado de toda la cristiandad. Concluida la carrera eclesiástica, la amplía y recibe el título de Maestro, dedicándose a la enseñanza de la teología los años 1185 a 1192.
No acabando de ver con claridad cómo dar cumplimiento á su antiguo deseo de entrar en la vida religiosa, decide ordenarse sacerdote.
En su primera misa, celebrada el 28 de enero de 1193, Juan de Mata, desde su sensibilidad hacia el problema de los cautivos y movido por el Espíritu, siente en su interior con toda fuerza y claridad que Dios lo llama a fundar una Orden para la redención de dichos cautivos.
Sin dilación alguna, pone manos a la obra, y en Ciervofrío, lugar eremítico a donde se ha retirado a madurar la llamada del Señor, se le unen algunos eremitas, con los que establece la primera comunidad trinitaria que, en seguida, con la incorporación de laicos y religiosas, llegará a ser una gran familia.
Elabora una Regla propia, que Inocencio III aprueba el 17 de diciembre de 1198.
Los quince años que, a partir de esta fecha, Juan de Mata dispuso de vida, los dedico a organizar y a extender la incipiente Orden a redimir cautivos y a otras obras de misericordia, viviendo totalmente consagrado a la Trinidad, cuyo misterio de amor y redención quiso que fuese el punto de partida y la meta final de la Orden.
Murió en el convento de Santo Tomás in Formis, en el Monte Celio, en Roma, el 17 de diciembre de 1213.
Sus restos se veneran en Salamanca en la parroquia trinitaria que Lleva su nombre, y de la que es su Patrono.                     
Habiendo recibido culto inmemorial, éste fue introducido públicamente en la Iglesia con la aprobación de su oficio por la Congregación de Ritos el 14 de agosto de 1666 y con la inserción de su nombre en el Martirologio el 27 de enero de 1671. La Congregación de Ritos, en 1694, hizo extensiva la fiesta a la Iglesia universal.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías 61, 1-3. 10

El Espíritu del Señor está sobre mí,
 porque el Señor me ha ungido.
Me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren,
 para vendar los corazones desgarrados,
 para proclamar la amnistía a los cautivos,
 y a los prisioneros la libertad,
para proclamar el año de gracia del Señor,
 el día del desquite de nuestro Dios,
para consolar a los afligidos,
 los afligidos de Sión;
para cambiar su ceniza en corona,
 su traje de luto en perfume de fiesta,
su abatimiento en cánticos.
Altamente me gozaré en el Señor,
 mi alma saltará de júbilo en mi Dios,
porque me vistió de vestiduras de salvación
 y me envolvió en manto de justicia.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial   Sal 106, 2-3. 5 y 7. 10 y 14. 20 y 41 (R: 13)

 

R. Gritaron al Señor en su angustia y los arrancó de la tribulación.

Que lo confiesen los redimidos por el Señor,
 las que él rescató de la mano del enemigo,
 los que reunió de todos los países:
 norte y sur, oriente y occidente. R.

Pasaban hambre y sed,
 se les iba agotando la vida.
 Los guió por un camino derecho
 para que llegaran a ciudad habitada. R.

Yacían en oscuridad y tinieblas,
 cautivos de hierros y miserias;
 Los sacó de las sombrías tinieblas,
 arrancó sus cadenas. R.

Envió su palabra, para curarlos,
 para salvarlos de la perdición.
 Levanta a los pobres de la miseria
 y multiplica sus familias como rebaños. R.

 

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan   3, 11. 13-18. 23-24

Queridos hermanos:
Éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros.
No os sorprendas hermanos, que el mundo os odie: nosotros hemos pasado de la muerte a la vida: lo sabemos porque amamos a los hermanos.

El que no ama permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un homicida. Y sabéis que ningún homicida lleva en sí vida eterna. En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar nuestras vidas por los hermanos.
Pero si uno tiene de qué vivir y, viendo a su hermano en necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo va a estar en él el amor de Dios?
Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras.
Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó.
El que guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él; y nosotros conocemos que permanece en nosotros por el Espíritu que nos ha dado.

Palabra de Dios.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Mt 25, 31-40

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
El separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reina preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”.
Entonces los justos le contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?
El rey les dirá:
"Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis" ».

Palabra del Señor

 

Aprobado por

Parroquia de la Santísima Trinidad Centro Trinitario
Av. Cabildo 3680 - Ciudad de Buenos Aires; Argentina Ciudad de la Paz 3575 - Ciudad de Buenos Aires; Argentina

Horario de misas: lunes 8hs. Martes a sábado: 8 y 19:30 hs. Días de Precepto CONSULTAR.

Domingos: 9, 10, 11:30 y 19:30 hs.

(enero y febrero consultar)

1º Domingo Misa RCC 15:30hs

Adoración Eucarística miércoles y jueves de 8:30 a 19:30hs

Secretaría Parroquial: lunes CERRADO, martes a viernes: 9:30 a 12 hs y de 17:00 a 20:00 hs. SABADOS 9:30 a 11:30 hs

ADORACIÓN EUCARÍSTICA: MIERCOLES Y JUEVES DE 8:30 A 19:30 hs

 

Horario:

Lunes 8 a 12 hs

Martes a Viernes de 8 a 12 Hs. y de 15 a 18 Hs.

También podes colaborar con: se necesitan alimentos no perecederos, pañales descartables, también necesitamos tus manos. Si quieres ser voluntario acércate

Tel:  4702-1030 Tel:  4702-4288
Mail:  centrotrinitario@hotmail.com Mail:  centrotrinitario@hotmail.com
Web:  www.centrotrinitario.com.ar Web:  www.centrotrinitario.com.ar