El Señor me ha enviado a liberar a los cautivos

     
 

“El Espíritu del Señor está sobre mí,

porque me ha ungido

para anunciar a los pobres

la Buena Nueva.

Me ha enviado a proclamar

la liberación a los cautivos

y la vista a los ciegos,

para dar libertad

a los oprimidos"


1. ¿El Señor viene para liberarnos?
La idea de liberación, de libertad, está en lo profundo de todo el Evangelio y lo está en el Antiguo Testamento también. No te olvides que cada vez que Dios se acerca al hombre lo hace para "liberarlo" y desde luego, cuando se acerca Jesucristo, cumplida ya la plenitud de los tiempos, un signo evidente de esa cercanía es la liberación.

2. ¿Para que vino Jesucristo?
Es evidente que Jesucristo vino precisamente a liberar al hombre, a conseguir que fuera eso, hombre; que fuera capaz de utilizar lo que lo distingue de los animales, es decir, su inteligencia y su voluntad con rectitud.

3. ¿Fue Jesucristo un auténtico liberador?
Así es, Jesucristo fue un auténtico liberador.  Con razón pudo decir delante de los suyos que en El y en aquel momento se cumplía la Escritura que acababa de leer (Lc 4, 18) y que hablaba precisamente de la liberación del hombre. Y conviene pensar serenamente en este párrafo del Evangelio de Lucas y saborear la escena en un momento, como el que vivimos en la actualidad, en la que proliferan los "liberadores" y las "libertades".

4. ¿Quizás nunca se ha hablado tanto de la libertad como hoy?
Es verdad, hoy se habla mucho de liberar al hombre. Estamos rodeados de liberadores oficiales que nos quieren liberar para gozar del sexo, de la vida, de cada momento que se nos escapa de las manos y hay que asirlo por eso con rapidez y apurarlo hasta sus últimas posibilidades.

5. ¿Por otro lado vemos que el hombre de hoy está mas prisionero que nunca?
Es lo que vemos, nunca ha estado el hombre más prisionero de sí mismo, prisionero precisamente de aquello por donde dicen que le viene la liberación.

6. ¿Qué resultados estamos viendo de estos mesías, de hoy que se presentan como liberadores? ¿Qué frutos vemos de la liberación que nos anuncian los mesías de turno?

* vidas rotas en plena juventud
* hastío cuando apenas comienza la vida y todo debería ser una ilusión espléndida
* placer sin limitaciones que deja una mueca de desencanto y no logra arrancar una sonrisa limpia y estimulante
* violencia mortal al imponer los propios modos de concebir la vida a punta de pistola
* hambre, del que es posible morir en nuestras civilizadas y estupendas ciudades
* frío del que también se muere a nuestro alrededor
* soledad, una soledad inmensa que llena de vacío nuestras populosas ciudades
* injusticia que se traduce en pobreza institucionalizada, en paro estabilizado o sin estabilizar.

7. ¿Frente a estos libertadores de hoy, que mensaje nos trae Jesucristo?
Frente a ellos, se alza majestuosamente Jesús, con la Escritura en la mano, anunciando que real y verdaderamente comienza con El la auténtica y total liberación del hombre.  Una liberación que supone romper las cadenas personales que a cada uno aprisionan para conseguir ser lo que se debe ser, antes de comenzar a hacer lo que se debe hacer. Para un cristiano, "lo que se deber ser" es ser un sincero y verdadero hijo de Dios en el Hijo, con toda la amplitud y la exigencia que esa realidad lleva consigo, un solo cuerpo en Cristo y templo vivo del Espíritu Santo.

8. ¿Es importante este texto biblico para cada uno de nosotros?
Creo que pues si cada uno de nosotros pudiéramos decir que ese trozo de Escritura que hoy Jesús leyó ante los suyos comienza a cumplirse en su propio ser, habríamos dado un paso de gigante para la verdadera liberación del mundo.

9. ¿Cuál es el camino que Cristo nos señaló para alcanzar la libertad?
Jesús dejó claramente señalado el camino para alcanzar la libertad : la confianza en Dios y la preocupación por el hermano. Mientras los hombres siguen buscando, la verdadera libertad está ahí, al alcance de la mano de cualquiera que sepa buscar, de cualquiera que esté dispuesto a seguir a Jesús. Así y sólo así alcanzará el hombre la plena libertad, la que le liberará de las pequeñas y de las grandes esclavitudes; la que le liberará incluso del terrible domino de la muerte

Volver

 

Parroquia de la Santísima Trinidad Centro Trinitario
Av. Cabildo 3680 - Ciudad de Buenos Aires; Argentina Ciudad de la Paz 3575 - Ciudad de Buenos Aires; Argentina

Horario de misas: lunes 8hs. Martes a sábado: 8 y 19:30 hs. Días de Precepto CONSULTAR. Domingos: 8, 10:30, 12 y 19:30 hs.

1º Domingo Misa RCC 15:30hs

Adoración Eucarística miércoles y jueves de 8:30 a 18:30hs

Secretaría Parroquial: lunes CERRADO, martes a viernes: 9:30 a 12 hs y de 17:00 a 20:00 hs. SABADOS 9:30 a 11:30 hs

Horario:

Lunes 8 a 12 hs

Martes a Viernes de 8 a 12 Hs. y de 15 a 18 Hs.

También podes colaborar con: se necesitan alimentos no perecederos, pañales descartables, también necesitamos tus manos. Si quieres ser voluntario acércate

 

Tel:  4702-1030 Tel:  4702-4288
Mail:  centrotrinitario@hotmail.com Mail:  centrotrinitario@hotmail.com
Web:  www.centrotrinitario.com.ar Web:  www.centrotrinitario.com.ar